Mi Cotización
Carrito

COCINAR CON HIERRO FUNDIDO

Después de que las piezas se funden y salen de sus moldes, se aplica una partícula de vidrio llamada «frita». Luego se hornean a altas temperaturas y la frita se transforma en una superficie de porcelana lisa que se adhiere al material de base. No hay hierro fundido expuesto en las piezas esmaltadas. Las superficies negras, los bordes de las ollas y los bordes de las tapas son de porcelana mate. El acabado de porcelana es fuerte y sólido, pero puede astillarse si se golpea o se cae. El esmalte es resistente a los alimentos ácidos y alcalinos, y se puede utilizar para marinar, cocinar y refrigerar.

El hierro fundido esmaltado es un material notable y robusto. Ya sea para freír, cocinar lentamente en una cazuela, hornear una torta o grillar una pieza de carne, siempre hay una forma adecuada de hacerlo utilizando nuestras piezas. El hierro fundido funciona bien tanto para la cocción lenta como para quemado a altas temperaturas.

Las piezas de la Colección se pueden utilizar con todo tipo de fuente de calor, incluso por inducción, y con cualquier horno o parrilla. Tienen la capacidad de transmitir y retener el calor de manera eficiente, lo que permite el uso de temperaturas más bajas tanto en la cocina como en el horno. En la mesa, una preparación cubierta mantendrá la comida a una temperatura perfecta para segundas porciones, ya sean preparaciones frías o calientes.

Las piezas pueden ir a la heladera para el almacenamiento de alimentos o para la preparación avanzada de recetas más complejas, pero no deben usarse en hornos de microondas.

ANTES DEL PRIMER USO

Retirar la pieza de su embalaje. Lavar con agua caliente y detergente antes de utilizarla por primera vez. Secar bien. Su LAFONT está lista para ser utilizada. No requiere ninguna preparación adicional.

Si la caja contenedora incluye protectores de cartón corrugado, separarlos y guardarlos para el posterior almacenamiento de la pieza.

TIPOS DE COCINA

La Colección LAFONT se puede utilizar en casi todas las fuentes de calor: vitrocerámica, eléctrica, halógena, por inducción y a gas. Es esencial levantar la pieza al moverla; no deslizarla jamás ya que esto podría dañar la hornalla o la base de la pieza. No usar en hornos de microondas.

TEMPERATURA DE COCCIÓN

La temperatura media o baja proporcionará los mejores resultados para cocinar, incluso en frituras y sellados. Dejar que la pieza se caliente gradualmente para obtener una cocción uniforme y eficiente. Una vez que la pieza está caliente, continuar la cocción a fuego corona. Nunca se deben usar temperaturas altas para precalentar la pieza. El hierro fundido retiene el calor tan eficientemente que el sobrecalentamiento hará que los alimentos se quemen o se peguen..

ACEITES Y MATERIAS GRASAS

Con la excepción de las planchas y el grill, la superficie del esmalte no es ideal para cocinar completamente en seco. Sin embargo, como la antiadherencia es una propiedad innata del hierro fundido, solo es necesario utilizar el mínimo de aceite o de materias grasas a la hora de cocinar. El aceite, la grasa o la manteca elegida en forma líquida o en spray debe cubrir completamente la base antes de comenzar el calentamiento. No dejar la olla desatendida y no dejar que se seque, ya que esto podría dañar permanentemente el esmalte.

Para freír, el nivel máximo de aceite a utilizar es ⅓ de la capacidad de la pieza. Esta profundidad permite que haya suficiente altura sobre el aceite para que se eleve una vez que se agregan los alimentos. Por seguridad, se debe utilizar un termómetro a la hora de freír y debe haber una tapa disponible en caso de sobrecalentamiento o quemaduras.

ALMACENAMIENTO Y MARINADO DE ALIMENTOS

La superficie vítrea del esmalte es impermeable y, por lo tanto, ideal para almacenamientos extendidos de alimentos crudos o cocidos y para marinar en ingredientes ácidos como el vino o el limón.

El hierro está compuesto por partículas que al entrar en contacto con el alimento no dañan su composición, sino que aportan un extra de hierro a la preparación. Esto se debe a las partículas de hierro que se desprenden y pasan a los alimentos.

UTENSILIOS

Se puede utilizar todo tipo de utensilios: de madera, de silicona, de plástico resistente al calor, incluso de metal y batidores manuales o eléctricos.

Las piezas de la Colección no tienen ningún recubrimiento químico que se pueda dañar al entrar en contacto con herramientas de cocina.

LIMPIEZA

Es necesario dejar que la pieza caliente se enfríe durante unos minutos antes de lavarla. No sumergir una pieza caliente en agua fría. Aunque el esmalte LAFONT es de lo más resistente, puede producirse un choque térmico que resultará en agrietamientos o la pérdida del esmalte.

De haber residuos de comida, cubrir la pieza con agua tibia y dejarla en remojo entre 15 y 20 minutos antes de lavarla. Un cepillo puede ser útil para remover pequeños depósitos de comida o para limpiar entre las costillas de las parrillas. No utilizar limpiadores abrasivos sobre la superficie de cocción. Se pueden utilizar cepillos de nylon o blandos para eliminar los residuos más difíciles. Para evitar que el esmalte se dañe, no utilizar almohadillas metálicas ni productos de limpieza a base de cítricos.

No guardar las piezas mientras estén húmedas. El guardado ideal es en un armario seco o en un espacio ventilado lejos del vapor.

Uno de los requisitos fundamentales a la hora de diseñar nuestros esmaltes es que garanticen una limpieza fácil de los productos. Nuestro objetivo principal es que no se desperdicie agua al lavar las piezas. Utilizar poca agua para hacer espuma y cerrar la llave hasta estar listo para enjuagar la pieza.

ASAS Y PERILLAS

Las asas y perillas de hierro fundido se calentarán durante el proceso de cocción. Utilizar siempre un paño grueso y seco o guantes para hornear al levantar la pieza.

FRITURAS Y SALTEADOS

Llevar la sartén y la materia grasa a la temperatura correcta. Para freír y saltear, la materia grasa tiene que estar caliente antes de añadir los ingredientes.

El aceite está lo suficientemente caliente cuando hay una ligera ondulación o pequeñas burbujas en su superficie. En el caso de la manteca y las materias grasas en spray, las burbujas y espuma indican la temperatura correcta. Si la manteca comienza a ahumarse o a dorarse mucho, está demasiado caliente y debe enfriarse ligeramente antes de continuar. La forma más rápida de hacerlo es retirar la pieza de la fuente de calor durante unos momentos. Colocar la pieza caliente sobre una tabla de madera o una superficie de silicona, nunca sobre una superficie desprotegida o fría.

Para freír, el nivel máximo de aceite a utilizar es ⅓ de la capacidad de la pieza. Esta profundidad permite que haya suficiente altura sobre el aceite para que se eleve una vez que se agregan los alimentos. Por seguridad, se debe utilizar un termómetro a la hora de freír y debe haber una tapa disponible en caso de sobrecalentamiento o quemaduras.

COCCIONES LENTAS

El hierro fundido es perfecto para una cocción lenta. Las cacerolas y cazuelas de la Colección LAFONT son perfectas aliadas para todas aquellas recetas que requieren largas horas de cocción. Se pueden utilizar sobre todo tipo de fuentes de calor, incluso por inducción, y con cualquier tipo de horno, excepto el horno de microondas. Tienen la capacidad de retener el calor de manera eficiente y de distribuirlo de forma pareja por toda la pieza, con lo que a una temperatura baja se puede lograr el punto de cocción perfecto y mantenerlo por un tiempo prolongado sin necesidad de regular la fuente de calor.

La mayoría de las recetas de cocción lenta empiezan de la misma manera: primero se doran las proteínas, después se saltean las verduras y por último se añade el líquido. Una vez todo integrado, se fija la fuente de calor a fuego corona y se cocina durante el tiempo que especifique la receta. Es muy importarte eliminar la humedad y los jugos de las proteínas antes de sofreírlas o dorarlas. Tanto para los alimentos que conservados en heladera, como para quellos envasados al vacío o congelados, es necesario secarlos bien con toallas de papel antes de la cocción. De esta forma se evita que la proteína suelte demasiada agua al entrar en contacto con la pieza caliente y se reduzca el efecto de sellado que se desea.

Para guisos y estofados, la cocción larga se debe realizar con la pieza tapada. Para recetas en las que se busca una reducción espesa, cocinar ⅔ del tiempo con la pieza tapada y ⅓ sin la tapa para permitir que los líquidos se evaporen.

COCCIÓN EN PLANCHAS, SARTENES Y GRILL

Las planchas y el grill se pueden precalentar para alcanzar una temperatura de superficie ideal para quemar y caramelizar. Colocar la pieza vacía a fuego corona y dejar que se caliente durante algunos minutos. No agregar aceite a la pieza fría ya que el aceite puede calentarse demasiado y humear. Para un grillado o sellado correcto, es importante que la superficie de cocción esté caliente antes de comenzar la cocción. Las líneas de sellado del grill no se producirán si la superficie está fría o si el alimento está demasiado húmedo. Para comprobar que la temperatura sea la correcta, tomar unas gotas de agua en los dedos y esparcirlas sobre la superficie. Si chisporrotean y se evaporan casi inmediatamente, la superficie está caliente y lista para utilizar. Si el agua produce vapor y no chisporrotea, calentar la olla un poco más y repetir la prueba del agua. Cuando la superficie esté lo suficientemente caliente, untarla ligeramente con aceite utilizando un cepillo de silicona o rociarla con aceite en spray. Se recomiendan aceites vegetales o de maíz ya que el aceite de oliva puede provocar un ahumado excesivo.

Para resaltar las líneas de grillado, dejar los alimentos sin alterar en la superficie durante varios minutos. Si el alimento se mueve demasiado rápido, las líneas serán sutiles y puede que el vapor del alimento se libere por la superficie.

Cualquier alimento a ser asado o salteado en la plancha, el grill o las sartenes debe estar seco antes de colocarse sobre la superficie caliente. Los alimentos húmedos no consiguen buenas líneas de cocción y pueden resultar en una apariencia y un sabor similares a la cocción al vapor. Utilizar toallas de papel para quitar el exceso de humedad de los alimentos. Si se desea, se puede untar el alimento con aceite. A los alimentos que han sido marinados también se les debe quitar el exceso de humedad con toallas de papel.

COCCIÓN EN EL HORNO

Las piezas con perilla de hierro fundido se pueden utilizar en el horno a cualquier temperatura. Aquellas con mangos o perillas de madera no deben colocarse en el horno. De no tener una pieza con perilla de hierro, cubrir la cacerola o el grill con papel aluminio. Esta opción es perfecta para cocciones largas y recetas con jugos o marinados, pero no lo es ideal para aquellos casos en los que se busca una cocción estilo «dutch oven».

No colocar las piezas en los pisos de los hornos. Esto aumentará la temperatura de cocción en el interior del horno e incrementará la velocidad de cocción, lo cual tiene efectos perjudiciales para los alimentos. Para obtener los mejores resultados, colocar siempre sobre uno de los estantes del horno.

No arrastrar las piezas para no dañar el esmalte.

GUARDADO

Lave la pieza a mano siguiendo nuestros consejos de limpieza. El detergente no siempre es necesario, pero si lo desea, puede utilizar un poco de detergente suave. No limpiar las piezas en lavavajillas ni con estropajos metálicos que puedan dañar la terminación del esmalte. Seque por completo la pieza con un paño o repasador sin pelusa. Puede que quede algún residuo en el paño al secar la pieza. Esto es perfectamente normal y no es más que el resultado de la reacción del aceite de cocina horneado con alimentos ligeramente ácidos o alcalinos. Desaparecerá con el uso y cuidado regular. No guardar las piezas mientras estén húmedas. El guardado ideal es en un armario seco o en un espacio ventilado lejos del vapor. Ocasionalmente, frotar con una capa muy ligera de aceite de cocina, preferiblemente mientras los utensilios de cocina estén todavía calientes para así resaltar el brillo del esmalte.

VIDA UTIL

TODOS LOS DÍAS Precalentar gradualmente y permitir que las piezas se enfríen antes de lavarlas. A fin de conservar la apariencia original de las piezas, lavarlas con agua tibia jabonosa y un cepillo de nylon para frotar de ser necesario. No utilizar cítricos ni limpiadores a base de cítricos ya que pueden opacar el brillo exterior de las piezas. Si es necesario, usar almohadillas de nylon o raspadores para eliminar los residuos de alimentos. No utilizar almohadillas o utensilios de metal ya que rallarán o desportillarán la porcelana.

DE VEZ EN CUANDO Retire las manchas leves frotando con un paño húmedo y un limpiador de cerámica siguiendo las instrucciones del envase. Para resaltar el brillo del esmalte, frotar con una capa muy ligera de aceite de cocina, preferiblemente mientras los utensilios de cocina estén todavía calientes.

DE SER NECESARIO En caso de haber seguido todas las indicaciones ya mencionadas y aún así encontrar manchas persistentes, intentar lo siguiente: Cubrir el interior de las piezas con una mezcla de 3 cucharadas de bicarbonato de sodio y agua tibia y dejar en reposo entre 2 y 3 horas. Pasado el tiempo de reposo, hervir por unos minutos. Vaciar la pieza y utizar un raspador para remover manchas en caso de que todavía las haya. Con el uso y cuidado regular, es esperable encontrar una pequeña cantidad de manchas permanentes, pero estas no afectan el rendimiento de las piezas. Secar siempre las piezas bien y buscar un lugar fresco y seco para el guardado. No apilar los utensilios de cocina por tiempos prolongados.